Fernando "El católico" pudo morir de una sobredosis


En pleno siglo XXI, la utilización de la pastillita azul que devuelve la fuerza a la flácida herramienta del amor se ha convertido en algo corriente y habitual, pero hace 500 años las soluciones eran bien distintas, y se acudía a extrañas pócimas y remedios. Fernando de Aragón fue especialmente aficionado a estos brebajes en sus últimos días, y pudo perder la vida por ello.

Un año después de la muerte de Isabel I de Castilla, Fernando II de Aragón se casó con Germana de Foix, sobrina de Luis XII de Francia, con el objetivo de engendrar un heredero para la corona de Aragón, y evitar que recayera en el hijo de Felipe "el hermoso", Carlos I. Fernando contaba con 53 años y sus problemas de impotencia eran notables, por lo que empezó a tomar varios afrodisíacos, entre los que se encontraban los testículos de toro y, sobre todo, la cantárida -un escarabajo verde conocido como la mosca española- que funcionaba como vasodilatador, produciendo efectos parecidos a la viagra, y que en su excesiva ingesta pudo derivar en la hemorragia cerebral que acabó con su vida.
Siguiente
« Prev Post
Previa
Next Post »